Ecopsicología y Terapia Psicológica: la influencia del ambiente natural en el desarrollo del niño

Octubre 11, 2017
"El buen hombre es amigo de todas las cosas vivientes." Gandhi



Nadie podría negar la estrecha relación que existe entre el ser humano y la naturaleza, no tan solo porque vivimos en este planeta Tierra, sino además porque todos hemos sentido el bienestar que nos produce estar en contacto directo con los árboles, el mar, etc., y la añoranza de esos lugares especiales para cada uno, cuando empezamos a sentir el cansancio del año y necesitamos tomarnos unas vacaciones.
Sin embargo, también sabemos que hemos perdido el equilibrio en nuestra relación con el Planeta y vivimos cada vez más enfermos, estresados, deprimidos, angustiados, solos, etc., y necesitamos imperiosamente recuperar nuestra salud y bienestar. Es importante que volvamos a aprender cómo vivir en forma más plena y armónica.

La Ecopsicología es esa rama de la psicología que estudia la relación entre el ser humano y la naturaleza, entre el desarrollo humano y su necesidad de contacto con la vida animal y vegetal.

¿Qué es la Ecopsicología y cómo nos ayuda para alcanzar un mayor bienestar?

Tenemos, por una parte, una vida en ciudades industrializadas, modernas, sobrepobladas, que cobijan personas que sucumben bajo el estrés, agobiados por producir cada vez más para satisfacer nuevas necesidades que el sujeto se va creando, con la paradoja de la incomunicación entre las personas en plena era de las comunicaciones; y por otro, un planeta contaminado que amenaza con morir y dejarnos sin hogar porque lo hemos sobre explotado y ahogado bajo nuestros desechos. Hoy más que nunca, el ser humano vive en un lugar que históricamente le es desconocido, un ambiente artificial que le está causando más sufrimiento que beneficios.

La Ecopsicología reconoce este desequilibrio entre el ser humano y el ambiente natural (que solía rodearlo); estudia y propone nuevas formas de relación entre el ser humano y la naturaleza y entre los seres humanos entre sí, para lograr una relación saludable y sanadora. Reconoce y valora los aportes de tantas corrientes ambientalistas y ecologías que han surgido, e incorpora también los aportes de filosofías antiguas y de culturas y pueblos ancestrales y nativos.

Cuando el ser humano vivía en un mundo no industrializado poseía, en todas partes del Planeta, un profundo conocimiento acerca de cómo relacionarse con la naturaleza, de cómo reconocer y aprovechar los recursos curativos y sanadores que encontraba por todos lados, de cuánto podía tomar para sí mismo y cómo debía devolver a la Tierra lo que ya no necesitaba, para recuperar el equilibrio. El ser humano poseía una sabiduría innata de cómo desenvolverse en el mundo para mantener la armonía, la salud y la alegría de vivir.

Hoy tenemos el desafío inmenso e impostergable de reaprender a vivir en la naturaleza, de aprender a cuidarla y recuperarla, de aprender a tomar sólo lo que necesitamos, porque nos estamos quedando sin hogar y nos estamos enfermando cada vez más. No podemos desarrollarnos como personas plenas sin entrar en estrecho contacto con la naturaleza; no logramos criar niños sanos si no les ofrecemos la posibilidad de "hundirse" en la naturaleza, con las plantas, los animales, los minerales, de "empaparse" con el agua cristalina de las vertientes, de "contagiarse" con la vibración sanadora de los árboles, de "deslumbrarse" con la belleza de un amanecer, de "extasiarse" con el canto de los grillos, etc.

La Ecopsicología nos invita a buscar nuevas formas de relacionarnos amorosamente con nuestro planeta y con todos los seres, humanos y no humanos, celebrado las diferencias que nos hacen únicos, entretejiendo redes de apoyo mutuo, reconstruyendo las confianzas, para gozar de una vida con más sentido, mayor bienestar general y abundante en alegría, risas y caricias.
Ecopsicología, desarrollo, salud y bienestar en los adultos

"Cuando admiro las maravillas de un atardecer o la belleza de la luna, mi alma se expande en adoración al creador." Gandhi


Un área de desarrollo muy importante de la Ecopsicología es la Terapia Psicológica. Si cada vez más adultos presentan problemas de salud mental, colapsan bajo el estrés, sufren ataques de pánico, requieren Terapia de Pareja o quieren controlar su obesidad, todos éstos y otros problemas de la vida actual, es importante incorporar el contacto directo con la naturaleza en el proceso terapéutico. Volver al equilibrio en las autoexigencias exige respirar aire puro cargado de oxígeno, deleitarse con una puesta de sol, maravillarse con los conocimientos de una cultura antigua y con la artesanía de un pueblo originario, disfrutar con la danza espontánea al son del canto de las aves, del sonido de una cascada de agua o del viento soplando entre los árboles. La ecopsicología ofrece formas de buscar nuevas maneras de relacionarse, con las personas y el mundo natural, para desarrollar pensamientos armónicos e incorporar la flexibilidad que requiere la propia vida, de modo que resulte mucho más satisfactoria que seguir aplicando automáticamente las pautas de vida que hemos aprendido desde niños. En resumen, el objetivo de la Ecopsicología es que las personas puedan descubrir nuevas formas más saludables de relacionarse con su entorno natural, que les permita sanar física, cognitiva, emocional, social y espiritualmente. Esta compresión de la vida se traduce en una Terapia de Adultos que fomenta el reencuentro con el entorno natural y el reconocimiento de esta estrecha vinculación como fuente de salud y bienestar.

Podría parecer una tarea enorme, pero no es así. En cada uno de nosotros vibra el Planeta, llamándonos a su encuentro. Hemos descubierto otra forma de conciencia, la Conciencia Ecológica como componente del psiquismo humano, de la mente humana. Somos herederos, incluso desde nuestro ADN, de una forma de conciencia que nos orienta hacia el equilibrio y la vida en armonía con la naturaleza. Como lo expresó Roszak (2001), uno de los primeros pensadores de esta corriente: "el libre acceso al inconsciente ecológico es el camino a la cordura". Cuando reprimimos esa voz interior que nos orienta acerca del bien y del mal en nuestra relación con el mundo natural, enfermamos.

La Terapia Ecopsicológica recupera una relación sana y equilibrada con la naturaleza y nos abre a una comunicación permanente con nuestro inconsciente ecológico. Nos facilita una relación de reciprocidad entre el ser humano y el medio ambiente en el que vivimos. Desarrollamos un profundo sentido de responsabilidad ética hacia nuestro planeta y hacia todos los seres que lo cohabitamos, reconociendo que sólo podremos sobrevivir si comprendemos que somos una Unidad Indisoluble, si nos ocupamos tanto de nosotros mismos, como de los demás y del Planeta en cuanto organismo vivo. Aprenderemos a hablar de autodesarrollo ecosustentable si adquirimos una mirada que abarque tanto la sabiduría de nuestros ancestros, como los aportes de la ciencia moderna.

Objetivos de la Terapia Ecopsicológica: Esperamos que un adulto que participe en Terapia Ecopsicológica logre recuperar un mayor bienestar general en su vida habiendo alcanzado un nuevo nivel de desarrollo personal que le permita incorporar una mirada ecológica en los diversos ámbitos de su vida y ponga en práctica acciones (pequeñas o grandes acciones) de carácter ecosustentables, con mayor responsabilidad en su relación consigo mismo, sus pares y el entorno, más capacidad de autorregular su mundo psicológico y descubra un nuevo y más profundo sentido de vida.

Ecopsicología para niños y jóvenes. Planeta Tierra: mi hogar


El ser humano nace conectado con la naturaleza, es naturaleza y vive inmerso en ella. Al nacer traemos esta capacidad de vivir en armonía con nuestro propio cuerpo, con los otros y con el mundo natural. Pero, la vida en las ciudades nos aliena, no nos permiten mantener esta relación y perdemos el contacto, primero con la naturaleza, luego con las personas que nos rodean y finalmente con nuestra propia conciencia. Olvidamos todo el conocimiento que nuestro inconsciente ecológico nos podría ofrecer para desarrollarnos en armonía y llevar una vida saludable, feliz y plena.

A causa de este proceso de desconexión, necesitamos incentivar el amor de los niños por la naturaleza, ayudarlos a admirarse y a admirar las pequeñas cosas bellas y a deslumbrarse con las enormes maravillas que nos rodean.

Inmersos en juegos tecnológicos y tv los niños no alcanzan a desarrollar el amor por el silencio y la calma, el placer por el trabajo bien realizado, el gozo por el cuidado de cuanto los rodea. Pasan veloces y bulliciosos por encima de lo que encuentren y nunca quedan satisfechos, por más que sus padres hagan el mayor de los esfuerzos por darles todo, especialmente la última de las aplicaciones salidas al mercado. Y entonces, llegan a mi consulta con un diagnóstico, realizado tanto por los padres como los profesores, de Déficit Atencional con Hiperactividad. Sin embargo, esos mismos niños logran concentrarse por horas ante una pantalla, casi sin pestañear y con su cuerpo en completa quietud. Podríamos decir que todo su ser ha sido atrapado por la tecnología. Pero ese diagnóstico frecuentemente no es el más apropiado. Son niños que han ido desarrollado una gran dificultad para concentrare y autorregular su comportamiento cuando no están frente a una pantalla. Son niños que sufre de "Déficit de Naturaleza" (Richard Louv, 2005). Cansancio, sobrepeso, hiperactividad, falta de autonomía, poca creatividad son algunas de sus características.

La única forma de revertir este proceso es ofrecer al niño la oportunidad de estar en contacto con la naturaleza. Parques y plazas deberían estar a diario dentro de los lugares que habitan los niños. Lejos de los juguetes que encuentran en su habitación, en la naturaleza el niño se ve forzado a crear, a inventar juegos, poner sus propias reglas y a negociarlas con otros, a aceptar opiniones distintas a las suyas, a mirar al otro a los ojos, a liderar un equipo y a recibir la retroalimentación del grupo de amigos, y, sobre todo, a crear y fortalecer lazos, vínculos afectivos con sus pares. Además, en los espacios al aire libre, el niño debe poner en movimiento su cuerpo, saltar, correr, trepar, subir, bajar, caer, etc. Descubrir piedras, ramas, palos, hojas, conchas, arena, barro, charcos, flores, insectos, huellas, madrigueras, nidos, etc., lo invita a imaginar qué hacer con ellos, desarrollando su creatividad y capacidad de pensamiento y refinando todos sus sentidos. El juego libre realizado en un entorno natural le ofrece al niño la oportunidad de desarrollarse plenamente y sano, además, de autorregular su comportamiento.

Desarrollo de la Conciencia Ecológica en casa


Esta es una invitación a los padres y madres a aprovecharse de los espacios naturales, como plazas y parques, para estrechar los vínculos con sus hijos y disfrutar junto a ellos el proceso de sanar y reconectarse.

En casa hay mucho que podemos enseñar a nuestros hijos. Reciclar los desechos puede convertirse en una tarea atractiva, sobre todo si luego utilizamos parte de lo que hemos rescatado para realizar manualidades junto a ellos. Podemos crear un cartelón con los 10 mandamientos sostenibles:

1.- Cuidarás el agua
2.- Economizarás energía
3.- Producirás menos residuos
4.- Utilizarás envases reciclables
5.- Evitarás usar productos químicos
6.- Evitarás el uso de bolsas plásticas
7.- Reutilizarás el papel
8.- Te movilizarás usando bicicleta o caminando
9.- Cuidarás la flora y la fauna
10.- Pensarás sostenible globalmente y actuarás localmente

Al permitir a nuestros niños un contacto frecuente y prolongado con otros en espacios naturales, logramos que construya un nuevo sentido de identidad, ya no en solitario, sino como integrante activo de una red de vida bio – psico – social - espiritual de la que forma parte, lo contiene, promueve su equilibrio y bienestar, y le da la oportunidad de aportar creativamente a la construcción de un mundo mejor.
Además, en casa es importante medir los recursos que utilizamos y cuanto gastamos y compramos. Enseñar a nuestros niños cuando tenemos suficiente es un aprendizaje para la vida, en equilibrio y armonía. El afán consumista, que todo lo desea en forma instantánea y nunca se da por satisfecho, se aprende en casa. Aun cuando el niño o la niña se compare con sus compañeros y lo que ellos tienen, es importante que reflexionemos juntos y tomemos decisiones libres, responsables y respetuosas del media ambiente, acerca de cuáles son nuestras reales necesidades.

Recursos para la familia

- https://www.guiainfantil.com/blog/819/estimular-el-amor-de-los-ninos-por-la-naturaleza.html

- Silvia Collado Salas: Conciencia Ecológica y Bienestar en la Infancia, 2016. Editorial CCS; ISBN 9788490233313.


Desarrollo de la Conciencia Ecológica en el colegio


La Educación Ambiental o Desarrollo de la Consciencia Ecológica, es prioridad en los programas de educación preescolar, escolar y universitaria. Existen múltiples programas que ofrecen gran variedad de alternativas e ideas para realizar en la escuela con los niños. Huertos escolares, el día del árbol, cuidemos el agua, manualidades y esculturas con desechos, reciclaje y clasificación de la basura, calentamiento global y derretimiento de los glaciares, etc. Todas éstas son temáticas que interesan y maravillan a los niños, impulsándolos al cuidado del medio ambiente.

Otro tema importante de abordar es el de la contaminación: el agua y los océanos, las plazas y áreas verdes, recoger nuestros desechos cuando vamos de paseo, etc. Pero, además, podemos hablar de cómo cuidamos nuestro cuerpo y de la atención que debemos poner en aquello que hacemos con él: comida (saludable / chatarra), vista (paisajes naturales / TV y juegos tecnológicos), oído (sonidos de la naturaleza y silencio / música estridente). Si desarrollamos desde pequeños la responsabilidad de autocuidado, estaremos haciendo prevención de las adicciones.

Podemos proponer algunos principios, como los siguientes:
• La ecología incluye a la humanidad.
• Trabajar con la naturaleza, y no en contra de ella.
• Dejar en mejores condiciones todo lo que tocamos
• Convertir problemas en oportunidades. Y los deshechos en recursos, como en el reciclaje.
• Cooperación en vez de competencia.

También podemos preparar actividades en que participen los niños para el Día Mundial del Medio Ambiente ("El Día Mundial del Medio Ambiente, establecido por la Asamblea General de Naciones Unidas, se celebra el 5 de junio de cada año desde 1973." SEA, Chile).


Recursos para Docentes:

- Asociación Mundial de Educadores Infantiles: http://www.waece.org. Propone 10 consejos básicos para desarrollar en los niños el amor por la naturaleza y el medio ambiente.
- Actividades de Educación Ambiental en la Escuela: programa detallado preparado por la UNESCO. www.unesdoc.unesco.org/images/0009/000963/096345so.pdf
- El Ministerio del Medio Ambiente tiene una interesante propuesta de Educación Ambiental, con recursos didácticos, biblioteca, videos, etc. http://educacion.mma.gob.cl/
- Programa de Educación Ambiental del Mineduc: "La casa de todos". https://educacion.gob.ec/programa-de-educacion-ambiental-la-casa-de-todos-fue-presentado-por-el-mineduc/
- Web de la Asociación Children and Nature http://www.childrenandnature.org/.
- Proyecto La ciudad de los niños de Francesco Tonucci http://www.lacittadeibambini.org/spagnolo/interna.htm.
- Algunas lecturas sobre juego libre y educar en libertad son "El método de la pedagogía científica aplicado a la educación de la infancia" de María Montessori, Ed. Biblioteca Nueva (2003); "La educación como práctica de la libertad" de Paolo Freire, Ed. SXXI (2009); "Educar para ser: experiencias de una escuela activa" de Rebeca Wild, Ed. Herder (2011).
- Entrevista a José Fariña, catedrático de Urbanismo y Ordenación del Territorio por la Universidad Politécnica de Madrid, http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-escarabajo-verde/jose-farina-zonas-verdes-ciudades/1812554/.


Ecopsicología en mi consulta


Asumiendo las ideas de la Ecopsicología, hemos creado un espacio de desarrollo humano orientado a la búsqueda de la armonía interior que se refleje en mejores relaciones familiares y sociales y compromiso con el bienestar propio y del planeta como sujeto ecoconsciente de su entorno y del poder que posee para realizar cambios tanto en su propia vida como a favor de una vida común ecosustentable.

Reconociendo la necesidad de contacto con la naturaleza, potenciamos el vínculo sensorial y emocional con el ambiente natural, puesto que su carencia es causa de muchos de los problemas psicológicos que genera el sufrimiento en la actualidad. Por tanto, proponemos actividades que nos permitan entrar en contacto con nuestra naturaleza interior y recuperar el gozo profundo que nace en el silencio interno.

El objetivo es potenciar el desarrollo personal y autorrealización para favorecer los valores de la libertad, creatividad y responsabilidad, para lograr una vida con vínculos sanos e interacciones ecológicas, en que la persona toma consciencia de su rol activo para el bienestar tanto personal como del planeta en cuanto unidad viviente e interdependiente. En consecuencia, entendemos que la persona ha realizado una Terapia exitosa en el momento que se reconoce como un sujeto que posee las herramientas necesarias para continuar con su desarrollo en forma autónoma, procurándose una existencia gozosa y con el poder de transformarse tanto a sí mismo como al entorno social y natural que lo rodea.

Buscamos y construimos terapias cortadas a la medida que permitan la consultante rearmonizarse con sus ritmos naturales, reconociendo la importancia de su vida espiritual e incorporándola como una dimensión más en su existencia y adquiriendo una visión ecocéntrica (ya no antropocéntrica), que le permita disfrutar de todas las maravillas que la vida le ofrece.

Los niños y jóvenes son personas especialmente aptas para esta mirada ecopsicológica y privilegiamos espacios y actividades diseñadas para ellos. Incorporamos a los padres y madres en la terapia infantil, creando espacios de desarrollo familiar que se caracterizan por la alegría, la risa y el disfrute en conjunto. Ofrecemos tareas para la casa que le permita a la familia explorar nuevas formas de relacionarse y de actuar también en el medio ambiente. De esta forma, la Terapia Psicológica se convierte en una muy buena experiencia para todos.



Fuentes:

- ROSZAK, T. 2001. The voice of the earth. An exploration of ecopsychology. New York: Simon & Schuster
- Dr. Claudio Antonio Pereira Salazar. Capítulo 2, pag 49 – 88. Libro Enfoques Psicosociales Emergentes. Abriendo Rutas desde lo local. Ediciones Universidad del Bío-Bío. 2015. Concepción, Chile.
- http://www.sueddeutsche.de/wissen/428/505618/text/
- https://www.pachamama.org/blog/healing-ourselves-and-the-earth-with-ecopsychology
- Naess, A. 1973.The shallow and the deep long-range ecology movement.A summary
- http://www.ecologistasenaccion.org/article20342.html
- www.terrativa.net/descargas/trastorno-deficit-naturaleza.php


Si necesita más información o desea reservar una consulta conmigo, puede llamarme al +56 9 9886 3508 o llene el formulario en la página de contacto. Estaré sumamente complacida de atenderle.