Prácticas de autocuidado para mujeres estresadas

Julio 28, 2018
Como mamá, recorres la vida cuidando de otros y, muy frecuentemente, olvidándote de ti misma. Como si fueras inmortal e incansable, te postergas en tu afán por solucionarle la vida a cuantos te rodean y asegurándote del bienestar de tus hijos.








Pero llega el momento en que el estrés y el cansancio te pasan la cuenta. Angustiada e irritable, en algún momento te das cuenta de que no estas siendo esa madre amorosa que te propusiste hace tiempo atrás. ¿Podrías decir que te sientes feliz? ¿Despiertas cada mañana con una sonrisa y la firme convicción de que este será un muy buen día? Probablemente esto es lo menos frecuente.
¿Quieres un cambio? Lo necesitas con urgencia. Necesitas aprender a cuidar de ti misma si quieres poder seguir cuidando de tu familia y sentir que la vida vale la pena de ser vivida.




El auto cuidado, o cuidado de ti misma, se refiere a aquellos hábitos de vida que practicas regularmente y que tienen como objetivo ayudarte a manejar el estrés y a desarrollar tu bienestar, esa profunda sensación interna de paz y "contento".

No se trata de aumentar tu estrés proponiéndote otro "deber ser" que te esclavice, sino de sugerirte pequeños cambios, paulatinos, que te ayuden a sentirte dueña de tus estados emocionales de felicidad y bienestar.



1.- Eres una muy buena persona, tal y como eres. El mundo que te rodea está permanentemente diciéndote como deber ser: qué cuerpo debes tener, que ropa debes vestir, a que grupos sociales debes adherir, etc. Y si no te sientes contenta contigo misma, estás segura de que es tu culpa, tu no estás haciendo las cosas bien.
Créeme que todo eso no es cierto. ¿O acaso juzgas a tus hijos según los cánones establecidos? Claro que no. Tu simplemente los amas, tanto, que serías capaz de dar la vida por ellos. ¿Sí? Lo mismo ocurre contigo. Nada está mal contigo. Eres, como todos los demás, una maravillosa persona, que pone todo su amor en lo que hace.
Comienza por atreverte a amarte a ti misma. Empieza a reconocer tu belleza natural, tus cualidades, tu capacidad de dar amor incondicional, etc. El primer paso para empezar a cuidar de ti misma es abrazarte y decirte lo bella persona que eres.

2.- Duerme, pequeña, duerme y sueña con los angelitos. Necesitas dormir lo suficiente para que tu cuerpo se recupere y repare del cansancio del día. Busca la firma de terminar tus actividades más temprano y solo descansa. Verás que comienzas el nuevo día con mucha más energía y alegría.
Para alcanzar un sueño reparador debes tener en cuenta algunas consideraciones:

• Es mejor si tienes un horario constante para levantarte y acostarte.
• Puedes crear una rutina relajante para antes de ir a la cama. Puede ser un baño caliente, escuchar música relajante, tomar un vaso de leche tibia, etc. Busca la actividad que mejor te permita dormir relajada.
• Prepara un ambiente adecuado para dormir y descansar: oscuro, silencioso y fresco.
• Evita tomar alcohol, café y fumar antes de dormir.
• La última comida del día debería ser al menos 2 horas antes de ir a la cama.
• Si no logras dormir, o te despierta a media noche, no intentes dormir. Levántate y haz alguna actividad relajante, reposada y cuando vuelvas a sentir sueño, te acuestas.

3.- Sigue una Dieta anti estrés
Para disminuir el estrés:

• Té de Manzanilla
• Té de Hierbabuena y Azahar
• Batido de Pepino y Apio
• Alimentos ricos en Vitamina C, como los cítricos y el Kiwi
• Alimentos ricos en Vitamina A como la zanahoria y las verduras de color verde oscuro, amarillo y naranja.
• Proteínas de origen vegetal como las lentejas y almendras.
• Evita las bebidas cola, el té negro en exceso y el café.

4.- Crea tu propia "Zona Libre de Estrés"
• Busca un lugar en tu casa donde te puedas relajarte cómodamente. Prepáralo y decóralo con lo que te hace descansar y te distiende.
• Proponte un horario en que pasarás al menos media hora al día en tu "Zona libre de estrés", realizando alguna actividad que te agrada o solo descansando.








Estos pequeños cambios pueden llegar a convertirse en un nuevo estilo de vida para ti. Una vida más plena, relajada y llena de gozo. Sin embargo, hay aún algunos aspectos importantes que deberás tener en cuenta:

a) Se consciente de ti misma: durante el día, ve observando cómo se siente tu cuerpo, qué pensamientos pueblan tu mente, cuáles emociones te acompañan en tus actividades. Sólo observa y conócete. Con el tiempo y luego de hacer algunos cambios en tus hábitos, empezarás a notar que estás más consciente de lo que te ocurre y que estás mejor, más cómoda y positiva.

b) Haz lo que sabes que necesitas hacer para cuidar de ti misma. Tu mejor que nadie, sabe cuales son los cambios que te conviene hacer para sentirte más feliz. Hazlos. Nadie más puede cambiar como te sientes, sino tu misma. Y tú eres quien mejor se conoce y sabe lo que necesita.

c) Comienza YA. Hoy y ahora es el mejor momento para comenzar con los cambios que te conducirán a un mayor bienestar. No te sigas postergando. No hay escusas ni justificaciones: hoy es el día. Adelante.

Cuando comienzas a cuidar de ti misma te envías un mensaje de amor y aprobación. Te conectas con tu centro más honesto y amoroso desde el cual te nutres para alcanzar la sabiduría. Entonces, empiezas a brillar y descubres los milagros que el universo tiene preparados para ti.

Pero si el dolor y la desesperanza vuelven a instalarse en tu corazón, busca ayuda, pide recursos, aprende. En mi libro (Una Vida sin Estrés) encontrarás una ayuda específica con ejercicios y herramientas prácticas para que vivas con mucho más contento interior.

Si aún no eres miembro, te invito a unirte a mi grupo de Facebook Soy una mujer feliz.

En este grupo compartimos experiencias, datos, sugerencias y mucho más. Es una página dedicada a nosotras y a nuestro bienestar. Voy a estar compartiendo estrategias de vida feliz y poniendo todo mi amor en ayudarte a lograr tus objetivos más bellos.

Para cualquier consulta puedes escribirme a sofiamann@gmail.com